Tríos de Clarinete

En esta 5ª edición del Festival de Música en Segura de la Sierra, el trío clarinete-chelo-piano a cargo de Daniel Broncano, Esther García y Johannes Mnich nos ofrece un repertorio interesante y atractivo.

         El concierto comienza con la pieza Trio, Op. 11, compuesta por Ludwig van Beethoven (Viena, 1797). Era tan popular en la época que se podía escuchar cantar o silbar en muchas de las calles de Viena. La obra consta de tres movimientos (allegro con brio – adagio – tema con variaciones). En el primero es interesante destacar la manera en la que el compositor hace trascender de un primer tema al segundo. Luego, en el segundo movimiento, en forma sonata, presenta un carácter lírico y conmovedor, y con un tempo lento. El tercer movimiento es una  muestra de la técnica de variación por parte del compositor.

         La segunda pieza del concierto es Scaramouche, arr. (Op. 165), una suite del compositor francés Darius Milhaud escrita en 1937. Fue traída indirectamente de sus experiencias en Latinoamérica y aunque la obra fuera compuesta originalmente para saxofón y orquesta, en 1939 hizo un arreglo para clarinete. La música de esta pieza al principio suele ser interpretada con rapidez y celeridad. Después, el segundo movimiento permitirá una escucha con un tempo y un timbre más libre por parte del intérprete, propio de la tendencia impresionista. El tercer movimiento adquirirá un carácter popular.

Para concluir el concierto, se interpretará el trepidante Trío para clarinete del compositor Johannes Brahms, quien fascinado por la habilidad del clarinetista Richard Mühlfeld la presentó para clarinete como primer instrumento en 1891. Ésta posee cuatro movimientos (Allegro – Adagio – Andantino grazioso – Allegro). En el primero, Brahms utiliza melodías largas y extendidas para apoyar el rango sonoro del clarinete. En el segundo, el compositor acentúa las capacidades del clarinete usando modulaciones armónicas y rítmicas colocando con cierta dignidad al trío. Al tercer movimiento, le confiere un tono alegre y entusiasta. En el cuarto movimiento, Brahms juega con el ritmo haciendo uso de la síncopa y el canon. En esta última pieza aún siendo sombría, también encontramos cualidades románticas e introspectivas. Un amigo de Brahms escribió: “es como si los instrumentos estuvieran enamorados el uno del otro”.

Para este concierto, sólo queda permitirse arropar por el pequeño paraje en el corazón de la Sierra y dejarse llevar por la sugerente atmósfera musical que se nos brindará.

Carlos Hermoso de Mendoza 

 25.05.2017

​Daniel Broncano (clarinete), Esther García (chelo) Johannes Mnich (piano)

Festival Música en Segura 


Copyright Oficial © Joven Asociación de Musicología de Granada · Diseña GueBen.es Diseño Creativo


This is a unique website which will require a more modern browser to work!

Please upgrade today!